Estos cubanoamericanos están gastando su propio dinero para enviar a otros a Cuba


DURANTE DÉCADAS, ALGUNOS EXILIADOS CUBANOS han sentido desdén ante la idea de visitar su isla natal. Eso significa que algunos cubanoamericanos solo tienen historias, o tal vez algunas fotos o recuerdos, de la tierra natal de sus familias. Pero ahora, cuatro hijos de exiliados están tratando de ayudar a los jóvenes cubanoamericanos a formar sus propios recuerdos de Cuba.

La Fundación CubaOne está organizando cuatro viajes gratuitos de 10 personas cada uno para cubanoamericanos de entre 22 y 35 años. Es una creación de Daniel Jiménez, Giancarlo Sopo, Cherie Cancio y Andrew Jiménez. Los jóvenes profesionales del área de Miami modelaron su programa a partir de Birthright Israel, que ofrece viajes gratuitos para que los jóvenes judíos aprendan sobre la cultura israelí y establezcan conexiones con otros judíos.

"Fue increíblemente inspirador ver cómo mis amigos que han estado en los viajes de Birthright Israel, cómo eso los ayudó a formar conexiones emocionales con Israel y con los israelíes y cómo eso ayudó a fomentar los lazos en ambos países a nivel de pueblo a pueblo". dice Sopo.

Hasta ahora, CubaOne tiene un presupuesto de alrededor de $ 100,000 --de los propios bolsillos de los fundadores-- suficiente para llevar a 40 personas a Cuba este verano, cubriendo el costo de los vuelos desde Miami, visas, la mayoría de las comidas, transporte a través de la isla y alojamiento.

“Nos sentimos increíblemente apasionados por este proyecto; lo llamamos un proyecto de pasión para todos nosotros ”, dice Sopo. “Vemos esto como una prueba de concepto, por así decirlo, y queremos llevar esta idea a donantes y donantes, fundaciones aquí en los Estados Unidos, que pueden ayudarnos a impulsar esta iniciativa y hacerla crecer. Creemos que nos gustaría llevar a toda nuestra generación a Cuba para conocer a sus pares ".

Los fundadores han estado viajando a Cuba con regularidad para establecer conexiones con ciudadanos privados que pueden ofrecer tours, alojamiento, comida y transporte. Daniel Jiménez dice que es importante para ellos tener operadores turísticos que se alineen con la misión.

El primer viaje está programado para el próximo mes. Eventualmente, les gustaría patrocinar viajes temáticos: estudiantes de arte estadounidenses que se conectan con estudiantes de arte cubanos, profesionales tecnológicos estadounidenses con profesionales tecnológicos cubanos, etc.

CubaOne apunta específicamente a conectar a sus viajeros con personas comunes en Cuba, en lugar de brindarles experiencias estatales.

“Gran parte de la discusión sobre Cuba se centra en la política”, dice Sopo. “Y esto me da la oportunidad de sacar la política de la ecuación y simplemente hablar con la gente a nivel humano. ... Creo que es importante que las personas de ambos lados del Estrecho de Florida se hablen entre sí y tengan este diálogo saludable ".

Jiménez fue a Cuba por primera vez en noviembre pasado. Dice que se quedó sin habla durante los primeros tres días.

Ser cubanoamericano en Miami y ser cubano en Cuba son experiencias diferentes, dice, a pesar de las similitudes culturales.

“Estaba muy conmocionado al ver lo que pasó mi familia”, dice. "No puedes ir [a Cuba] y no quieres ayudar y no quieres ver a dónde va a ir Cuba en el futuro".

Sopo dice que parte de la misión de CubaOne es ayudar a mejorar la vida en la isla, gracias a estas nuevas conexiones con los cubanoamericanos.

En cuanto a lo que ha ganado personalmente: “Quedarse en la casa donde vivían mis abuelos, donde creció mi mamá, tenía sentido. Me permitió comprender mejor a mi familia ".

Maria Murriel y Bradley Campbell, PRI’s the World
Este artículo está distribuido por GlobalPost.


Ver el vídeo: Gringo visita Cuba y así lo reciben LAS CUBANAS Experimento Social


Artículo Anterior

6 cosas que te ves obligado a reconsiderar sobre tu herencia latinoamericana cuando viajas por Sudamérica

Artículo Siguiente

Los mejores spas en Asheville y Western NC